El Jazán Ciego | Jewish Outlook

Welcome To Jewish Outlook

El Jazán Ciego

Caratula:

Rav Shlomo Carlebaj

 IÁJAD – KULAM  KEDUSHÁ

JUNTOS – TODOS SANTIDAD

CUENTOS

El Jazán Ciego

 

El alma es tuya y el cuerpo es quién la hace actuar, ten piedad de quienes se esfuerzan por Ti.

 

A veces nos enojamos con una persona y luego nos avergonzamos: ¿Cómo me enojé con él? ¡Qué error que cometí! ¡Que error, que error …!

A mí me sucedió una vez en mi vida – y lamentablemente tengo muchas cosas de las cuales avergonzarme – que sentí tal vergüenza, que ya casi no quería seguir viviendo.

 

Hay una sinagoga en un lugar, donde rezan verdaderamente con todo el corazón, con toda el alma. En especial debido a que allí habían muchos niños pequeños y ellos rezan como los ángeles serviciales.

 

Una vez, llegué a ese lugar el día de Shabat por la mañana.

 

Lamentablemente, el Jazán era … jamás había escuchado algo así.

 

No tenía voz, no tenía nada.

 

Si él no hubiera recordado bien las melodías, yo todavía lo hubiera perdonado. Pero las palabras, él ni siquiera pronunciaba bien las palabras.

 

Él dijo “Shojén, Marom, Kadosh, Layiesharim, Tehila, Tithalal, Uvemakhelot, Meshijeja …”.

 

De verdad que yo no quería rezar con él.

 

Estaba seguro que obviamente era una persona muy rica, que tenía un yurtzait o algo así, y debido a que dio unos cientos de shekalim (la moneda del Estado de Israel) al Beit Hakneset, lo dejaron rezar … ¡Qué asco!

 

Me paré en un rincón y recé en forma individual.

 

Pero, ¿qué puedo hacer? Cuando sacan el Sefer Torá tenemos la obligación de ir con todos, verdaderamente tenemos la obligación … pues ¿quién no quiere besar al libro de la Torá?

 

Y bueno, yo me acerqué al Arón Hakódesh a besar la Torá, y el Arón Hakódesh tenía allí escalones hasta arriba, y yo veo que hay dos Judíos sosteniendo al Jazán.

 

Yo les pregunto entonces: ¿Acaso él no puede caminar?

 

Ellos me dijeron: No, él no puede. ¿Acaso no lo conoces?

 

Es el Jazán ciego … Él era el Jazán principal de la ciudad de Lemberg, y tenía una voz como la que tenían los Leviim (Levitas) en el Templo de Jerusalem.

 

Él estuvo en Auschwitz cuatro años, y de tantos golpes que recibió ya no tiene ojos ni voz, y también, pobrecito, se olvidó de las palabras de los rezos …

 

Y hoy le pidieron que pase adelante una vez más para rezar …

 

¿Ustedes comprenden qué clase de rezos fueron los suyos? ¡Qué clase de rezos …!

 

Si una vez en Iom Kipúr, tuviese por un minuto el mérito de rezar como él rezó aquel Shabat por la mañana … De seguro que él se acordó de todas las Tefilot (rezos) de Lemberg, cuando todavía tenía voz y cuando todavía podía ver …

 

Y ahora estaba totalmente destrozado, destrozado, y no quedaba de él sino un “conjunto de restos” …

 

Si hay una persona con el corazón destrozado en el mundo, ése es el Jazán ciego …

 

¿Cómo puede ser que no me dí cuenta de quién era? ¿Cómo no sentí la profundidad de sus rezos?

 

De verdad que no quería seguir viviendo. Pensé que yo era una persona totalmente superficial, sin ninguna clase de profundidad interior …

 

Me quedé parado sin saber qué hacer conmigo mismo.

 

Mientras tanto, el Jazán se acercó con los dos Judíos que lo cuidaban, y cada persona que estaba allí rezando se acercó a darle un beso al libro de la Torá.

 

Cuando él pasó a mi lado, en lugar de besar al libro de la Torá … besé sus manos sagradas.

 

Sepan ustedes señores míos, que cuando una persona se encuentra al final de su vida – el Kadosh Baruj Hu le entrega un poco de nueva vida.

 

En ese momento, él le preguntó a los Judíos que estaban a su lado: ¿Quién fue el hombre que me besó la mano?

 

Ellos le dijeron: Shlomo Carlebaj.

 

Él se dirigió entonces a mí con sus ojos, sin luz –todavía se podían ver los golpes en su rostro- y me dijo: Shloimelé, a mí me gustan tus melodías …

 

Él me dió vida de nuevo, otra vez …

 

Me quedé en aquella ciudad una semana completa. Salí todos los días a pasear con el Jazán ciego. ¡Qué Judío! ¡Qué Jasid! ¡Qué persona elevada!

 

Después de unos meses, sentí que lo extrañaba y decidí llamarlo. Su mujer contestó y me dijo: Shloimele, el Jazán ciego ya no está en éste mundo. Ahora es Jazán en el Paraíso …


Search

       News  
 

Daily Torah Quote

Joke of the day

Little Josh was brought to Dr. Gill cause he hadn’t eaten anything for days. Dr. Gill offered him all the goodies he could think of. No luck. He tried a little scolding. It didn’t work. A little pleading, to no avail. Finally he sat down, faced the boy, looked him in the eye. He said, “Look young man, if you can be stubborn, so can I. You’re not going anywhere till you eat something. You can have whatever you want, but only after you have eaten will you leave.” Josh just sat and glared for some time, then said “OK. I’ll eat but I have some conditions. First, I’ll have exactly what I want and exactly how I want it and second you’ll share with me.” Dr. Gill was OK with this. He asked the child what he’d like. “Worms!” said Josh. Dr. Gill was horrified but didn’t want to back out and seem like a loser. So, he ordered a plate of worms to be brought in. “Not that many, just one,” yelled Josh as he saw the plate. So, everything other than one worm was removed. Josh then demanded that the single worm be cut into two pieces and then Dr. Gill eat half. Dr. Gill went through the worst ordeal of his life, and after finishing, barely managing to keep his cool, said, “OK, now eat!” Josh refused as he sobbed, “No way! You ate my half!”