JUNTOS – TODOS SANTIDAD CUENTOS | Jewish Outlook

Welcome To Jewish Outlook

JUNTOS – TODOS SANTIDAD CUENTOS

B”H

Caratula:

Rav Shlomo Carlebaj

IÁJAD – KULAM  KEDUSHÁ

JUNTOS – TODOS SANTIDAD

CUENTOS

Contratapa (Lado 1):

Nosotros decimos en la Hagadá de Pesaj:

“Se cuenta sobre Rabi Eliézer y Rabi Yehoshua ben Azariá y Rabi Akiva y Rabi Tarfón, que estaban sentados en Bnei Brak, y contaban cosas … toda aquella noche”.

 

*

Contratapa (Lado 2).

En mi caso, y seguro también en el de ustedes, nos preguntamos: ¿Cómo hacer buenos Judíos? ¿Cómo educar a los hijos? Por supuesto, hace falta mucho estudio. Pero antes del estudio “contaban cosas toda aquella noche”. La educación comienza con cuentos. Solamente con cuentos.

 

*

Rav Shlomo Carlebaj

 

Iájad – Kulam Kedushá

Juntos – Todos Santidad

Cuentos.

 

*

Por todo esto

Que sea magnificado, santificado, alabado, glorificado, ensalzado y loado el nombre del Rey de los reyes, el Kadosh Baruj Hu,

en los mundos que Él ha creado, este Mundo y el Mundo Venidero.

Según Su voluntad, la voluntad de quienes Le temen y la voluntad de toda la Casa de Israel.

Baluarte eterno, Señor de todas las criaturas, D-s de todas las almas,

que está sentado en las extensiones celestiales, que mora en los cielos más excelsos y prístinos,

Su Santidad está sobre las Jaiot; Su Santidad está sobre el Trono de Gloria: Y así sea Tu nombre santificado en nuestro seno, Hashem, nuestro D-s, ante los ojos de todo ser viviente,

y cantaremos ante Él un nuevo cántico como está escrito:

‘Cantad a D-s, entonad música a su nombre, exaltad al que cabalga sobre los cielos más prístinos, con su nombre Y-ah y regocijáos ante Él:

y lo veremos ojo con ojo cuando Él retorne a Su morada, como está escrito: ‘Porque ojo con ojo verán el retorno de Hashem a Tzión’:

y fue dicho: ‘y se revelará la Gloria de Hashem,

y junta toda la carne verá, que la boca de Hashem habló.

*

Rav Shlomo Carlebaj

Iájad – Kulam Kedushá

Juntos – Todos Santidad

Jerusalem 5765.

 

*

Indice (HAY QUE LLENARLO UNA VEZ EDITADO).

 

Nota del Traductor:

 

Este volumen es la traducción del libro “Iájad – Kulam Kedushá”, editado en base a la transcripción de los cuentos relatados oralmente por el Rabino Shlomo Carlebaj de bendita memoria.

 

Intenté ceñirme lo más posible al estilo original de Rav Shlomo, realizando cambios únicamente donde los estimé convenientes, a los efectos de lograr con ello una mejor y más clara comprensión.

 

Explicaciones que aparecen entre paréntesis en el texto, fueron hechas con idéntico propósito.

 

Los nombres hebreos de personas y lugares fueron conservados tal y como se pronuncian originalmente en este idioma. Idéntico trato han seguido los saludos tradicionales así como algunas otras expresiones, las cuales fueron conservadas en su forma original de acuerdo a como fueron dichas por Rav Shlomo. Las mismas aparecen traducidas al castellano, generalmente sólo la primera vez en que fueron mencionadas.

 

Se ha tomado como norma, que los nombres que en hebreo comienzan con la letra “i” han sido escritos con “i” latina y no con “y” griega, con objeto de evitar que la “y” griega sea leída como “sh”, tal como sucede en determinados países de Latinoamérica; pese a que su escritura sería más correcta con “y” griega que con “i” latina.

 

En ciertas circunstancias,  se encontrarán palabras con acento gráfico, cuando realmente le correspondería un acento prosódico. El fin perseguido a conciencia, ha sido enfatizar mejor la correcta pronunciación.

 

Por demás errores u omisiones, pido mis disculpas al lector.

 

Para finalizar, deseo expresar mi más sincero agradecimiento, y mis más cálidos deseos de éxito y bendición al Dr. José Luis Najenson, quién corrigió el texto traducido, a la vez que aportó acertadas observaciones.

 

Sea la voluntad del Creador del mundo,  que las dulces y sabias palabras de nuestro Rabino Shlomo Carlebaj, lleguen a lo más profundo de nuestro corazón, despertándonos y conduciéndonos hacia una vida de mayor compromiso con el presente y futuro de nuestro pueblo y de nuestro Judaísmo.

 

Con profundo amor por todo el pueblo de Israel

 

Rabino Richard Kaufmann

Traductor y Editor de la versión castellana.

 

Introducción:

 

“Y ahora escriban este poema y enséñenselo al Pueblo de Israel …” (Devarim 31, 19).

 

“Y lo llamó ‘poema’, para que el pueblo Judío lo diga siempre con canto y música’ (Ramba”n).

 

“Y dijo Rabi Shfatia, dijo Rabi Yojanan: ‘Todo el que lee sin entonación y estudia sin canción, sobre él está escrito: ‘Y yo también les di a ellos leyes no buenas’ ” (Tratado de Meguilá 32, 1).

 

El Rabino Shlomo Carlebaj era  muy especial. Todo para él era el pueblo de Israel -todo el pueblo de Israel-, la Torá y el Kadosh Baruj Hu.

 

Y su trabajo siempre lo realizaba con alegría, “con canto y música”.

Y no sólo escribió y compuso cientos de canciones y melodías, sino que todas sus charlas y presentaciones siempre estaban colmadas de canto y acompañamiento musical.

 

Su canto era muy especial. Y su origen estaba en la profundidad de su alma, sedienta del D-s vivo, que ansiaba y deseaba la unión completa entre Hashem, la Torá y el pueblo de Israel.

 

Rabi Shlomo era el alumno por excelencia de los grandes sabios del Jasidismo de todos los tiempos, desde el Baal Shem Tov, Rabi Levi Itzjak de Berditchev, Rabi Elimelej de Lizensk y su hermano Rav Zusha, el Jozé de Lublin, el Maguid de Koznitz, el “Ohev Israel” de Afta, y otros; y en el tiempo del Holocausto – Rabi Kalonimus Kalman de Piazcezna Hi”d.

 

Al igual que sus Rabinos, él veía en cada persona del pueblo de Israel sólo el bien, su riqueza interior, el alma sagrada, pura y límpida, que solamente en su apariencia exterior fue manchada por los acontecimientos de la vida, los cuales la transformaron en artificial y ordinaria.

 

Tal como los Tzadikim superiores, él no sólo amaba a los justos y a las personas buenas y correctas, sino que también se preocupaba por ¿quién iba a ser el Rabino de los ladrones?, y ¿quién iba a acercar a las personas con el corazón quebrantado?

 

Rabi Shlomo enseñó, que para unir al pueblo de Israel con su Padre Celestial, debemos de iluminar hacia el interior del alma con la grandiosa luz del Judaísmo, el gusto y el placer por las palabras de Hashem … Y la mejor y más agradable manera de hacer esto es con música, con palabras bellas y con canciones.

 

El libro que tenemos ante nosotros, no es más que una breve transcripción de sus miles de cuentos; y a pesar de que la forma de un cuento oral no se parece al estilo de un cuento escrito, de cualquier manera nos esforzamos por conservar el estilo singular, vivo y preciso de Rav Shlomo.

 

Lo importante para Rav Shlomo era penetrar en los corazones de quienes lo escuchaban, y sembrar en ellos los mensajes educativos y éticos que se hallaban ocultos en los cuentos; haciéndolos entrar en la vivencia espiritual que estaba presente en la profundidad de los detalles que había en cada acontecimiento; meditando y aprendiendo de las conductas y maneras de actuar de los “grandes” sabios del pueblo de Israel (junto a las decenas de miles de integrantes del pueblo de Israel).

 

Él sabía, que solo podemos llegar a ver la envoltura externa de la realidad, mas su interior “ningún ojo fuera del ojo Divino lo puede llegar a ver”. Para él “todos son amados, todos son limpios, todos son santos, y todos hacen con temor y respeto la voluntad de su D-s …”.

 

Rabi Shlomo quizó que sus cuentos sean difundidos en ese estilo, que no sean elaborados, para así no perder por causa de ello su vitalidad y su espiritualidad.

 

Por supuesto que no pudimos incluir aquí la melodía que acompañaba a los cuentos relatados oralmente, pero “que escuche el sabio y agregue aprendizaje” …

 

Es mi voluntad agradecer a los alumnos de Rav Shlomo que me ayudaron: a mi amigo Yehuda Katz, a Michael Brand y en especial a Mija Hodenhaymer. Gracias también a Rav Moshe Lijtman por su gran ayuda.

 

El Rabino Bentzi Rabi, colega y amigo, fue quién revisó la redacción de los cuentos, y me ayudó a vertirlos de manera legible, tratando de cuidar el estilo vivo y preciso, de la forma en que originalmente lo había contado Rav Shlomo, y por ello le doy las gracias.

 

Vaya mi agradecimiento a la hija de Rav Shlomo, Neshama, que me permitió editar el libro y se portó conmigo con “ojo bueno”, de una manera agradable y cariñosa.

 

Agradezco a mi amigo, Jaim Moshkin, quién estuvo presente en todo momento contribuyendo a lograr la belleza del libro, que Hashem bendiga sus esfuerzos y que sus acciones sean bien recibidas.

 

Y por último, a mi esposa Sarik, a quién debo todo lo que tengo, y por cuyo mérito, motivación y buen consejo este libro fue editado. Quiera Hashem que podamos criar a nuestros hijos con alegría en el camino de la Torá, la Jupá, las mitzvót y las buenas acciones.

 

Al finalizar, elevaré un rezo al Kadosh Baruj Hu, que así como me permitió concluir este libro, me ayude a comenzar otros libros y terminarlos, y estudiar, enseñar, cuidar, hacer y cumplir todas las palabras de la Torá con amor.

 

Yerujam Dan Cohen

Editora Kol Mevaser


Search

       News  
 

Daily Torah Quote

Joke of the day

A young man learning in Yeshiva is engaged to a wonderful young lady from wealthy home. The father is upset. How is this guy going to make a living? So he takes him into his office to interview him while the mother and the future bride wait nervously outside. The father says, “How do you intend to make a living?” “G-d will provide,” answers the young man. “Well, my daughter’s needs are great; she was brought up that way.” “G-d will provide,” comes the reply. “How about a house? She needs a big house.” “G-d will provide.””How about clothes? She’s used to expensive, elegant dressing.” “G-d will provide.” The father comes out of the interview and the mother and daughter anxiously inquire, “So what do you think?” “Why, he’s a very fine young man. He thinks I’m G-d!”